Kirkjubaejarklaustur

Kirkjubaejarklaustur, un lugar de repose en mitad de los grandes espacios islandeses.
Kirkjubaejarklaustur, un lugar de repose en mitad de los grandes espacios islandeses.

Está pequeña, pequeñísima población de unos 160 habitantes se sitúa entre las ciudades de Vik i Myrdal y Höfn, al sur del Parque Nacional de Vatnajökull. Precisamente su situación intermedia y los servicios con los que cuenta la hace bastante conocida y escala habitual en nuestro viaje por la Ring Road, por el Parque Nacional de Vatnajökull y los otros lugares de interés de la zona. La ciudad también es conocida como Klastur, una abreviación mucho más fácil de pronunciar.

Como llegar.

Desde Reykiavik hay 260 Km. y se tarda unas 3 horas en llegar. Desde Höfn, al este, se tardan unas 2 horas y 20 minutos para recorrer los 200 Km. Por último desde Vik i Myrdal al oeste, hay 75 Km. que se hacen en 50 minutos. Como hemos dicho, Kirkjubaejarklaustur es la única población entre ambas.

Dónde dormir, dónde comer: Un Pueblo pequeño pero con muchos servicios.

Además de oficina de correos, banco y cajero automático, supermercado y gasolinera, el pueblo cuenta con varios hoteles y bares. Es un pueblo que vive del turismo, sobre todo en la primavera y verano. Junto a la hostelería también se han desarrollado empresas que organizan visitas guiadas de toda la zona desde Höfn, la zona de Skaftaffel y su cueva glaciar, la laguna glaciar de Jökulsárlón, el ya citado Parque Nacional de Vatnajökull, toda la zona de Lanndamanlaugur y la cascada de Skógafoss, por ejemplo.

Viajando por la fisura de la tierra. El complejo vulcanológico de Laki. Foto de Snorri Gunnarsson.
Viajando por la fisura de la tierra. El complejo vulcanológico de Laki.

Qué ver, qué hacer: Naturaleza, cráteres y volcanes, glaciares y desfiladeros.

La zona fue poblada desde el comienzo de la colonización como lo han probado algunas excavaciones recientes. Se han hallado resto de edificios del siglo XIV y otros vestigios más antiguos.

La cercanía del temible Laki ha azotado al zona con numerosas erupciones que hoy son precisamente el tractivo numero uno de la región. La zona de Lakagígar, al norte de Klastur es una de las más visitadas por los excursionistas y montañeros. Se trata de una línea de falla que separa los conos volcánicos y los glaciares de Mýrdalsjökull y Vatnajökull. 27 kilómetros de fisura alinean más de 110 cráteres que separan o abren el volcán de Laki.

En la foto se observa bien la cresta de volcanes que fisura el paisaje de Lakagígar. Foto de Matti Nikaenen.
En la foto se observa bien la cresta de volcanes que fisura el paisaje de Lakagígar.

Este volcán y su erupción en 1783 provocó grandes y graves cambios climáticos en toda Europa en los años sucesivos. Tanto que para algunos historiadores, la tensión agraria causada por las malas cosechas en la Francia de Luis XVI que desembocó en la Revolución francesa, se explicaría mejor por los efectos de la erupción. El resultado fue el paisaje que ahora se puede admirar, tremendo y sobrecogedor. Se considera que se trata de la erupción lávica más importante de toda la historia conocida.

Un poco más al oeste, de Lakagígar se encuentra el sistema de cráteres de Eldgjá, muy similar, pero donde destaca una garganta de 8 Km. de longitud donde se lanza el torrente del Norðari-Ófæra creando la cascada de Ófærufoss. Con una profundidad de 270 metros, este desfiladero impresiona. El complejo de Eldgjá es el resultado de la erupción del Katla en 983, lo que muestra bien el carácter de la región que visitamos.

El cañón de Eldgjá, maravilloso espectáculo lejos de la civilización. Foto de Muriel Litvekich.
El cañón de Eldgjá, maravilloso espectáculo lejos de la civilización.

Mucho más cerca, el Cañón de Fjaðrárgljúfur es una pequeña maravilla de la naturaleza, a sólo 8 km de Klastur. Las fotos hablan por si mismas. Con cien metros de profundidad máxima el sitio permite fotos y pensamientos de ensueño. Por el cañón discurre el río Fjaðrá.

Cañón de Fjadrargljufur a un paso del pueblo de Kirkjubaejarklaustur. Foto de Martin Ystenes.
Cañón de Fjadrargljufur a un paso del pueblo de Kirkjubaejarklaustur.

Toda la zona sur de Islandia destaca por su naturaleza exuberante y majestuosa. La fuerza telúrica de los volcanes ha dejado su huella en la tierra, los acantilados, las montañas, los volcanes y glaciares modelan un paisaje único, desolado y prodigioso. Los colores cambian de una zona a la otra, pasando del rojo vivo y el ocre de Landmannalaugavegur al azul glaciar y los grises opacos de Jökulsárlón, sin olvidar la infinidad de verdes, marrones y violáceos de las colinas y montes. En invierno es el blanco en verano el verde quien predomina y cambian radicalmente la percepción del paisaje.

Kirkjubaejarklaustur por su posición puede ser un excelente campamento base, o escala para después adentrarse en la zona de Landmannalaugavegur, a 100 Km. de distancia pero tres horas de carretera. Dado que si visitamos esa zona deberemos quedarnos en ella para a dormir para que merezca la pena, se recomienda organizar el viaje, ya sea con guía y o con campervan, por ejemplo. En cualquier caso contáctenos para que les informemos más (info@guiadeislandia.es)

La laguna glaciar de Jokursalon, uno de los lugares más visitados del sur de Islandia. Foto de tadas2891.
La laguna glaciar de Jokursalon, uno de los lugares más visitados del sur de Islandia.

La laguna de Jökulsárlón (123 Km. 1 h 25m) es otro de los destinos ineludibles. Magnifica creación de la naturaleza, junto al mar y al pie del gigantesco glaciar de Vatnajökull.

La zona del antiguo Parque Nacional de Skaftafell (hoy integrado en el gigantesco Parque de Vatnajökull) será también un placer para los sentidos y una experiencia increíble. (70 Km. , 52 minutos).

La cascada de Skógafoss a 107 Km. (1 hora y 20m) es otro de los lugares para visitar.