Literatura islandesa

Odin y su caballo volador en un sello de 2004. La influencia de las Sagas se extiende hasta la filatelia.
Odin y su caballo volador en un sello de 2004. La influencia de las Sagas se extiende hasta la filatelia.

Repetida mil veces, la frase de Borges truena aún sobre el cielo islandés. Según el genio argentino la novela habría nacido en las sagas del siglo XIII. La exageración es propia del amor que Borges profesaba por los mitos y las historias de los antiguos anglosajones y germanos. Ello no quita el interés de estos textos novelados, que narran las querellas familiares de los colonizadores de Islandia, así como la historia del poblamiento. Las sagas narran de forma legendaria las aventuras y peripecias de los primeros colonizadores y, epopeyas como los viajes a Groenlandia y América del Norte. La mayoría de los textos son anónimos, pero se conoce al autor de algunas de ellas, Snorri Sturluson (Saga de Egil Skallagrímson). Las más conocidas e importantes son la Saga de Njál, la Saga de Hrafnkell y la Saga de Laxdœla. Hay muchas otras como la Saga de Kormák, la Saga de Bjarnar, la Saga de Grettir, la Saga de Erik el Rojo y la Saga Grœnlendinga ambas contando sin saberlo el descubrimiento de América por los europeos.

Junto a las sagas encontramos los Eddas, poemas mitológicos, uno de los más importantes compuesto también por Snorri Sturluson, el Edda prosaica.

El peso de las Sagas ha sido en la literatura islandesa ha sido muy grande y se alarga hasta el XIX dominado por el romanticismo. La renovación de la literatura islandesa llega en el siglo XX con el premio Nóbel Haldór Laxness, que domina todo el siglo XX. Escritor influenciado por el catolicismo y el socialismo, analizará con precisión los cambios sociales derivados de la influencia norteamericana y la modernización de la sociedad islandesa. Ganó el premio Nóbel en 1955.

Portadas de las ediciones españolas de las obras de Indridason.
Portadas de las ediciones españolas de las obras de Indridason.

Pero está siendo en los últimos años cuando los autores islandeses empiezan a ser conocidos por el gran público. Y todo gracias a las novelas policíacas y la moda, o la ola escandinava. En Islandia, el boom escandinavo tiene un nombre Arnaldur Indridasson y su comisario Erlendur Sveinsson, protagonista ya de 13 novelas. Indridason es historiador y también guionista de alguna de las películas de Baltasar Kormarkur. En sus novelas, se muestra la cara oscura del modelo de bienestar escandinavo, una cara oscura que sirve como contrapunto contra la idealización y que de alguna manera auguraba la crisis de 2008. Al mismo tiempo, el propio Indridason reconoce que, es necesario exagerar la realidad para conseguir el clima y el ambiente de la novela negra.

Otros autores muy recomendables del genero son Yrsa Sigurdardóttir, Viktor Arnar Ingolfsson, Arni Thorarinsson o el “lovecraftiano” Stefan Mani.

La novela policiaca oculta una buena hornada de autores que trabajan un mezcla entre le modernismo de finales del XX y un cierto clasicismo islandés. Basten unos nombres Jón Kalman Stefánsson, Einar Már Gudmundsson, Hallgrímur Helgason, Einar Karason o Gudbergur Bergsson, buen conocedor de España y traductor de algunos de sus colegas. En cualquier caso, una literatura interesantísima que se enriquece cada año con nuevos autores y que, afortunadamente, comienza a ser traducida profusamente.

Einar Már Guðmundsson, delante de las obras del HARPA. EL escrior ha sido uno de los principales comentaristas y activistas durante la crisis islandesa.
Einar Már Guðmundsson, delante de las obras del HARPA. EL escrior ha sido uno de los principales comentaristas y activistas durante la crisis islandesa.

La literatura se ha convertido en exponente tal de Islandia que, durante el verano se organizan recorridos por la ciudad de Reikiavik que visitan los lugares que aparecen en las novelas de muchos de los principales autores. Existe un circuito especial dedicado a Erlendur Sveinsson, el protagonista de la “saga” de Arnardur Indridason. Además, la UNESCO declaraba en 2011 a Reykiavik, Ciudad Literaria, reconociendo el interés y el desarrollo de la literatura en todas sus formas (producción, aprendizaje, popularización, bibliotecas, exposiciones…) en la capital de Islandia.

Si quiere más información sobre escritores islandeses que tengan obras traducidas al español nos puede consultar.