Cultura y patrimonio en Islandia

Centro cultural HARPA. El edificio emblématico de la recuperación islandesa. Ha sido terminado en plena crisis económica.
Centro cultural HARPA. El edificio emblématico de la recuperación islandesa. Ha sido terminado en plena crisis económica.

Culturalmente Islandia es una potencia a pesar de su reducido tamaño y escasa población. De hecho, Islandia cuenta con las tasas más altas de lectura, pero también de producción literaria y artística por habitante. A pesar de sus 300.000 habitantes, o quizá por ello; a pesar de su clima nórdico, de sus periodos de oscuridad y luz cuasi total, o quizá por ello, los grupos de música, los novelistas, poetas, dramaturgos, pintores, artistas plásticos etc… son numerosos y de gran calidad.

Un atractivo cultural indudable para nuestro viaje, porque en Islandia siempre hay exposiciones interesantes, conciertos en el HARPA o en cualquier bar de Reykiavik, donde descubrir bajo el hielo un diamante en bruto.

Música.

Más allá de la archiconocida Bjork, decenas de grupos de calidad internacional recorren el mundo exportando la música islandesa. Muchas veces la percepción no es islandesa, es decir, el grupo, la banda, el solista, es conocido en todo el mundo pero no lo identificamos necesariamente con Islandia. Ello se debe a que no existe un música folk netamente islandesa. Los grupos son muy variados y van desde el jazz y la música clásica, hasta el rap, pasando sobre todo por el pop-rock, la música electro y el Davy metal.

Bjork, polifacética artista, ha sido la punta de lanza de este desarrollo musical islandés, que comenzó en los años 80 con su grupo Sugarcubes, del que hablamos en uno de los artículos.

Hoy, grupos como Sigur Rós, Mûm, Mugison y Emiliana Torrini son conocidos, acompañando a Bjork, verdadero icono islandés. Los nórdicos, como en el resto de Escandinavia han reproducido los estilos predominantes del mundo anglosajón, dándoles su carácter y matices para conseguir una visibilidad mundial. Algo, que los grupos españoles, franceses, italianos o latinoamericanos rara vez consiguen. En buena medida se debe a una conexión cultural muy fuerte con Gran Bretaña y Estados Unidos y al uso del inglés como lengua franca. El que la práctica totalidad de los islandeses domine con fluidez el inglés, también ayuda.

Página de las Sagas Islandesas.
Página de las Sagas Islandesas.

Literatura.

La literatura islandesa es antigua ya que comienza en los poemas épicos y mitológicos del siglo XIII, los Eddas y las Sagas. Ya en el siglo XIX hay un renacimiento romántico. El siglo XX lo domina Haldór Laxness, Premio Nóbel en 1955. El final del siglo XX ve un renacimiento literario importantísimo, con autores de novelas intimistas, sociales. Todo sin olvidar el boom escandinavo, al que colabora con autores del género policíaco tan importantes como Arnaldur Indridasson.

La importancia de la literatura islandesa, y su gran implantación popular (Islandia encabeza las tasas de lectura y producción literaria por habitante del planeta) hace que le dediquemos una página específica:

Para ello entre en la sección sobre la Literatura islandesa.

Cine.

El que la realización de una película requiera importantes fondos y un publico numeroso, ha hecho que el cine sea el arte menos desarrollada de Islandia. A pesar de ello, varios directores han destacado en los últimos años. Fridrik Thór Fridriksson ha llevado a la pantalla la adaptación del libro de Einar Már Gudmundsson, Ángeles del Universo (2000). Antes, con Hijos de la naturaleza de 1991, se hizo conocer al ser nominado al Oscar a la mejor película extranjera.

El otro gran director es Baltasar (Samper) Kormarkur, curiosamente de origen español. Kormarkur ha conseguido cierta visibilidad de sus películas, gracias a la participación como actor en películas norteamericanas como “No such thing”  de Hal Hartley o en a mencionada Los Ángeles del Universo. Además, como director ha contado con la participación de actores conocidos internacionalmente como Forest Whitaker  o Victoria Abril.  Ha realizado 101 Reykjavík, El mar y Verdades ocultas. En 2006 rueda Jar City, basada en la novela del Arnaldur Indridason, Las Marismas. Y en 2012 dirige Contrabando con Mark Whalberg.

Finalmente Dagur Kari, el más joven de lo tres, destaca en los últimos años con cintas como Noi el Albino, Dark Horse o The good Heart.

El hotel Borg es un centro de reunión cultural. Frecuentado por escritores, políticos y turistas, apesar de su belleza modernista no es un lugar exclusivo.
El hotel Borg es un centro de reunión cultural. Frecuentado por escritores, políticos y turistas, apesar de su belleza modernista no es un lugar exclusivo.

Escultura.

El escultor Ásmundur Sveinsson es el más importante de la escultura islandesa, poco conocida fuera de Escandinavia. Algunas de sus esculturas modernas y abstractas se exponen el parque que rodea su casa taller en el barrio de Laugardalur, de Reykiavik.

Otros escultores importantes son Einars Jónssonar, Sigurjón Ólafsson.

Pintores.

Una vez más encontramos en Islandia representantes de todos lo géneros y estilos. Desde los pintores paisajistas, y no olviden que la isla es uno de los mejores lugares para descubrir paisajes de ensueño, encabezados por Jóhannes Kjarval, Jón Stefánsson, Thorarinn Thorláksson, Ásgrímur Jónsson o Júlíana Sveinsdóttir, hasta el arte abstracto que tiene como representantes a

Svavar Gudnason y Nína Tryggvadóttir.

Patrimonio.

A pesar de contar con pocas ciudades y de reducido tamaño y que su urbanismo sea más propio de estaciones científicas, Islandia cuenta con un patrimonio que no se puede más que apreciar.

Arquitectura.

Casas semienterradas con el tejado tradicional de turba.
Casas semienterradas con el tejado tradicional de turba.

En Islandia no encontraremos grandes monumentos, pero si un ambiente, un urbanismo recogido y de tamaño humano, pero al tiempo vivaz y colorista. Todos los estilos del siglo XX han dejado sus pequeños rastros en las ciudades y edificios, peor hay que recordar que fuera de la aglomeración de Reykiavik (200.000 habitantes), la ciudad más importante Akureyri tiene 17.000 y Husavik no llega a 3.000 lo que limita el tamaños de los edificios. Incluso tras la burbuja inmobiliaria de los años 2000 el desastre no ha sido demasiado importante.

Si hay que hablar de edificios destaca la catedral luterana de Hallgrímskirkja (terminada en 1986), el edifico más alto de Islandia, que se puede ver desde todo Reykiavik. El HALMA, es el otro referente arquitectónico, un complejo cultural y de exposiciones, plenamente contemporáneo y que recuerda vagamente a la Opera de Oslo.

Además de estos dos grandes edificios encontramos otros mucho más modestos pero llenos de encanto, como el hotel Borg, modernista y repleto de guiños art deco de 1930.

Y no podemos olvidar la Casa Nórdica, centro cultural diseñado por Alvar Aalto y terminado en 1976. En el edifico se encuentra una gran biblioteca y tiendas con productos típico y muestras del diseño islandés. Visita obligada.

Pero en Islandia lo que destaca es el conjunto, tanto el conjunto urbano de Reykiavik con sus casas de colores, como las granjas desperdigadas pero el paisaje islandés. Granjas con techos turba donde crece hierba verde, un aislante natural barato e inteligente. Estas casa solían enterrarse en parte para resistir mejor al viento y las intemperies, bien orientadas y pintadas de vivos colores dan una idea de cómo lo rústico debe ser la base de la arquitectura ecológica e inteligente.

Para mayor información visite nuestra sección de arquitectura y monumentos islandeses. Y para reservar excursiones visite esta página.

El diseño islandes, moderno y minimalista.
El diseño islandes, moderno y minimalista.

Diseño.

El diseño de objetos, el cuidado de las formas, la ergonomía son a la vez un arte y una industria. En Islandia, como en el resto de Escandinavia, el diseño es un referente. De igual manera que en Finlandia o Suecia, el design islandés comparte un estilo depurado y minimalista. Muebles, tejidos y ropas, materiales de construcción, joyas, utensilios de cocina.

Un centro estatal desarrolla e incentiva  a los jóvenes diseñadores financiando proyectos y formando. Algunas de las marcas islandesas del diseño son Prolugus, Syrusson, Epal, Aurum, Nikita o Stella Design.