Borgarnes

Puente sobre el fiordo de Borgarnes.
Puente de Borgarfjördur sobre el fiordo de Borgarnes.

La ciudad de Borgarnes es una de las pocas poblaciones que se sitúa entre Reykiavik al sur, los fiordos del Noroeste al norte y Akureyri al noreste de Islandia. Quizá el nombre de ciudad sea un poco exagerado ya que la población cuenta con menos de 2000 habitantes. No obstante, Borgarnes es un lugar para detenerse y disfrutar de la Islandia rural y de la naturaleza. Sobre, todo si no disponemos de los días suficientes para hacer la Ring Road completa. Es también el lugar donde dejamos la Carretera numero 1 y cogemos la 54 en dirección a la impresionante Península de Snaefellsnes.

Su propia situación es ya espectacular, anclada sobre una península en el interior del fiordo de Borgarfjörður. La Carretera número 1 atraviesa el fiordo por un largo puente de casi un kilómetro de largo para continuar su camino hacia Akureyri. Este puente de Borgarfjarðarbrú es el segundo más largo de Islandia.

La historia de Borgarnes es muy antigua ya que aparece en las Sagas de Egils. Sin embargo estas referencias casi míticas son las únicas antes del siglo XIX. En 1861 el rey de Dinamarca a la que perteneció Islandia durante casi toda su historia crea un pequeño puerto de comercio en la zona de Borgarnes dando origen a la actual ciudad. Borgarnes basaba su economía en la pesca y la industria de las conservas.

Hoy en día el puerto comercial no se usa para el trasporte pero la pesca aún es un recurso importante. Borganes es un centro de servicios y de venta de productos para toda la zona noroccidental de Islandia. El turismo también se ha desarrollado ya que Borgarnes se encuentra entre Reykiavik y el parque Nacional de Snaeffelsjökull. Muchos habitantes de Reykiavik poseen una segunda residencia en la zona. Por último es una parada obligatoria si viajamos por carretera a Akureyri o Isafjordur (Fiordos del Noroeste).

Como llegar.

La capital Reykiavik no está demasiado lejos, apenas 50 minutos y 70 km les separan por la Carretera Nº1.

Borgarnes se encuentra cerca de la Península de Snaefellsnes donde se halla el Parque Nacional de Snaeffelsjökull está a 1 hora y 40 minutos (120km) de Borganes. En el mapa la distancia no parece grande, pero ya vemos que son más de tres horas para ir y volver.

Servicios en Borgarnes.

Para los viajeros será muy útil poder avituallarse en la panadería, el supermercado, pescadería de la piscifactoría de salmón, cafetería, bancos, tiendas de material informático y fotografía, además de las consabidas y necesarias tiendas gasolineras, tiendas de bebidas y de productos frescos.

Donde comer.

Numerosos bares y restaurantes existen en la ciudad con lo que no es difícil encontrar lugares para comer.

Además Borgarnes posee un mercado de productos agrícolas que reúne a los granjeros de toda la comarca.

Alojamiento.

No es siempre habitual encontrar un hotel en Islandia, en Borgarnes es posible. Su buena situación y todo lo que se puede hacer en sus alrededores hacen de Borgarnes un campamento base perfecto para dos o tres días.

Hoteles en Borgarnes.

Qué hacer en la zona de Borgarnes.

Museos.

El principal es The Settlement Centre donde se muestran los primeros asentamientos de población en Islandia y por otro las Sagas, concretamente la Saga de Egils. Las sagas son un compendio mítico histórico de la propia colonización de Islandia, con lo que la pedagogía museística está bien lograda. Fue inaugurado por el actor y guionista Kjartan Ragnarsson.

El Museo Borgarfjörður, es único por dedicarse a mostrar la vida infantil y todo el universo de los niños en la Islandia del siglo XX. Los amantes de la fotografía, la sociología y la historia disfrutarán mucho.

Monumentos.

Iglesia de Borgarnes
Iglesia de Borgarnes

El monumento más importante es la Iglesia de Borgarnes. Típico ejemplo de la arquitectura religiosa de Islandia.

El Jardín botánico de Skallagrímsgarður tiene casi un siglo de existencia. Ideal para el verano islandés donde muchos habitantes meriendan o descansan en el recinto. Por supuesto son las plantas y los arboles, no demasiado comunes en Islandia, los que predominan y dan carácter al Jardín. Pero también la historia tiene su lugar, concretamente las referencias a las Sagas de Egil.

El Parque Bjössaróló fue diseñado y construido pensando en el reciclaje y la inventividad. Además del aspecto lúdico, el Parque transmite la idea de vivir mejor con menos y huir del consumismo galopante que nos invade en todo el mundo. Gracias a Björn Hjörtur Guðmundsson por su iniciativa innovadora.

Y no nos olvidamos de la piscina de Borgarnes, que si bien no es un monumento es un lugar muy frecuentado y muy importante en la vida islandesa. Como pista diremos que desde ella los atardeceres son preciosos.

Que ver y hacer en los alrededores de Borgarnes.

En las cercanías de Borgarnes existen muchos puntos perfectos para disfrutar de octubre hasta marzo de las Auroras Boreales. También varios glaciares y cuevas de origen volcánico pueden visitarse.

La visita del fiordo de Borgarnes nos llevará a recodos poco conocidos pero muy bonitos.

Por supuesto una de las ideas que deben convertirse en realidad es la visita del Parque Nacional de Snaefellsjökull, espectacular sin duda. Y eso que no se ha encontrado el camino hacía el centro de la Tierra del que hablan Julio Verne en su novela Viaje al centro de la Tierra.

El sitio de Húsafell, un valle glaciar con campos de lava, cascadas y glaciares es uno de los más visitados de Islandia. Un hotel, piscina y zona de camping son a disposición de los visitantes. Se sitúa a 50 minutos (65km al este) de Borgarnes.