Arco de Dyrhólaey

Arco de Dyrhólaey desde la playa de Reynisfjara. ©Neus Cañas.
Arco de Dyrhólaey desde la playa de Reynisfjara. ©Neus Cañas.

Este espectacular arco de piedra de se encuentra en el extremo oeste de la playa de Reynisfjöru, a poca distancia de los acantilados del cabo de Reynisfjall, los pitones rocosos de Reynisdrangar y el pueblo de Vik. A 175 km de Reykiavík (unas 2h y 20m) está es una de las excursiones preferidas cuando no tenemos tiempo para hacer la Ring Road.

La zona es una reserva natural protegida que está cerrada de mayo a junio para favorecer la nidificación de las aves que visitan Islandia. Cientos y cientos de Frailecillos, gaviotas árticas, fulnares y otras aves boreales se reproducen entre mayo y junio, justo la época en la que la entrada a ala reserva natural está prohibida.

El arco de piedra se eleva hasta los 120 metros de altura lo que permite una vista de las playas aledañas y del océano bravo que castiga esta zona de Islandia. Dyrhólaey es realmente una isla que se ha unido al resto de Islandia por las playas y zonas de marisma que la rodean. Desde lo alto, los acantilados nos presentan el salvaje océano Atlántico, pero si nos damos la vuelta y miramos hacías las tierras altas, veremos el casquete del glaciar Mýrdalsjökull, lo que nos recuerda que el Polo norte y Groenlandia no están tan lejos.

Un faro construido a principios del siglo XX se posa en el extremo del arco de piedra de Dyrhólaey. Ya no está habitado y funciona de manera autónoma. Ello ha permitido que se transforme en un hotel / Casa rural que pueden alquilar grupos de hasta cinco personas.

Dyrhólaey es un paraíso de los fotógrafos de aves y de paisajes. Un lugar mágico sobre dodo al atardecer y al amanecer. Inolvidable.

Plano de la zona de Dyrhólaey y Vík, para ver todo lo que hay allí.

La naturaleza espectacular de Islandia se condensa en la zona de Vík.
La naturaleza espectacular de Islandia se condensa en la zona de Vík.