Acantilados de Reynisfjall y agujas Reynisdrangar.

Acantilados y columnas basálticas de Reynisfjall junto a Vik. ©Neus Cañas.
Acantilados y columnas basálticas de Reynisfjall junto a Vik. ©Neus Cañas.

Esta pequeña península es un farallón rocoso que se interna en el mar y crea un cabo espectacular. Con dos playas de arena negra a sus lados, la playa de Vik y la de Reynisfjöru /Reynisfjara forma uno de los paisajes más fotogénicos del sur de Islandia.

Una ruta de senderismo permite visitar el cabo, ver los pitones de roca de Reynisdrangar y continuar hasta el Arco de Dyrhólaey situado a un kilometro al oeste. Llegar hasta el faro será el momento de iniciar la vuelta hacia Vik.

Las agujas de Reynisdrangar se elevan a 43 metros de altura. El mejor punto para verlas es el punto más alto de los acantilados de Reynisfjall. Para llegar allí se tratan unas dos horas desde Vik.

Desde Vik podemos llegar a pie sin demasiados problemas. Las playas no permiten el baño por la temperatura, las fuerte corrientes y el oleaje, pero las fotos, sobre todo al amanecer y atardecer, pueden ser espectaculares.

Cómo llegar.

De la misma manera que para ir a Vík, a las playas de Reynisfjara o al Arco de Dyrhólaey necesitamos salir de Reykiavik por el este. Cogemos la Carretera número 1, la Ring Road y en unas dos horas y cuarto estaremos en la zona. Hay unos 180 kilómetros.

Plano de la zona de Vík con todo lo que se puede hacer.

La naturaleza espectacular de Islandia se condensa en la zona de Vík.
La naturaleza espectacular de Islandia se condensa en la zona de Vík.